Sobre el proyecto

Objetivos

El objetivo general es conseguir aumentar el número de vocaciones en Informática, especialmente entre chicas jóvenes. El campus inicialmente se organizará para chicas de entre 1º-4º ESO con el objetivo adicional de cambiar la percepción de la informática y desechar estereotipos así como para fomentar las vocaciones incipientes o reforzarlas. Para ello se anima al uso de herramientas informáticas, especialmente de la programación, en un contexto profesional o en un contexto cotidiano o creativo.

Formato, grado de innovación y calendario

El campus que proponemos consiste en dos semanas, con horario de mañana, en los que se llevarán a cabo actividades de formación a través de talleres, combinadas con otras actividades de presentación de mujeres profesionales jóvenes que trabajan en empresa, que contarán su experiencia y ayudarán a dar visibilidad y demostrar que hay mujeres trabajando en ámbitos tecnológicos.
Se buscará una estrategia de trabajo basada en la elaboración de proyectos definidos por las propias chicas, utilizando metodologías ágiles así como herramientas de colaboración de código abierto.
El campus de chicas contará con 5 monitoras, que serán estudiantes de últimos cursos de Grado o Máster en titulaciones de Informática e Ingeniería, y que serán las encargadas de la enseñanza de contenidos informáticos y las sesiones prácticas de laboratorio.  Creemos que es importante que sean estudiantes las que interactúen directamente con las chicas. De esta forma podemos conseguir dos objetivos: por un lado favorecer el rol de mujeres muy jóvenes que ya trabajan con tecnología y por otro conseguir que las chicas se pueden identificar más fácilmente con las monitoras al favorecerse relaciones entre iguales.
Este campus se llevará a cabo al final del curso escolar, entre el 1-12 de julio, de 9:30 a 13:30. Será gratuito y ofertará entre 30 y 35 plazas. Tendrán lugar en los laboratorios de la ETSI Informática.

Mecanismos de evaluación del impacto

Se pasarán encuestas de evaluación de vocaciones al principio y al final del campus, para evaluar el impacto inmediato. Una de las cuestiones abordará si recomendarían los estudios de informática a alguna persona conocida, a estudiantes o a familiares.
Como nuestro objetivo es el incremento del número de vocaciones, para que la iniciativa tenga éxito, creemos que este tipo de actividad se debe mantener a lo largo del tiempo. Tras esta primera experiencia, evaluaremos las debilidades y eventuales mejoras y la posibilidad de que se convierta en una actividad regular.